Recomendaciones F2

Categoría: Articulos Publicado el Martes, 07 Enero 2014 Escrito por Super Usuario

5. NORMAS DINAMICAS: Deberá complementarse además con una propuesta de normas dinámicas, en función de las metas ambientales de cada una de las Etapas. Las Normas Dinámicas toma este nombre porque en el tiempo se ajustan de acuerdo a los logros alcanzados, a situaciones económicas, a políticas ambientales, a la información generada, etc. Pero sobre todo tienen la característica de ser inicialmente flexibles, para promover e incentivar a la comunidad hacia un desarrollo sustentable, y paulatinamente serán más rigurosas hasta alcanzar niveles de manejo ambiental que no comprometa la capacidad de depuración del río.

Para la definición de las normas se tomará en cuenta no sólo la aspiración de descontaminación (que involucra a los requerimientos de calidad en función de los usos), sino también el tipo de contaminante, la fuerza contaminante (secuelas e impactos), las diluciones en el sitio de descarga, la capacidad de autodepuración del río, la dificultad de tratamientos y los costos. Al hablar de la calidad del agua, estas normas se conocen como los estándares de calidad del agua, que deben representar los objetivos regionales para los cuerpos receptores (metas ambientales) y proporcionar una base legal para tomar decisiones. Los estándares  señalan el uso o usos que se van a hacer del agua y establece criterios necesarios para protegerlos. Existen estándares para el cuerpo receptor y para las descargas.

6. AUTORIDAD AMBIENTAL: Sin una autoridad con suficiente fuerza y entereza para imponer las decisiones dictadas por un equilibrio razonable de los diferentes intereses, los bienes públicos dejan de ser de todos y pasan a no pertenecer a nadie. No obstante, no es suficiente que la autoridad ambiental tenga fuerza, sino es necesario que combine esa cualidad con otra, que es algo contradictoria: gran flexibilidad y receptividad para entender y armonizar diferentes intereses.

Deberá constituirse una autoridad ambiental que regente todas las acciones tomadas, que defina estrategias y planifique, implemente instrumentos de control, establezca procedimientos de auditorías y determine sanciones e incentivos. Tendría la potestad de hacer cumplir con lo dispuesto.

Sin embargo la Autoridad Ambiental no podrá establecer sóla todo esto, sino más bien sería la instancia donde se llegue a acuerdos entre los involucrados, su función es crear las condiciones para que los miembros de la sociedad decidan cómo proceder para equilibrar mejor sus diferentes intereses. De esta manera las decisiones no las toma la autoridad sino los involucrados, puesto que todos ellos tienen en principio derecho a que se satisfagan sus intereses.

La autoridad ambiental deberá concebir el río como un bien público, uno de cuyos usos es evacuar y depurar las descargas de la ciudad, pero deberá coadyuvar a que se depure el río. Lo ideal sería que esta autoridad represente de manera equilibrada a los diferentes estamentos sociales, usuarios del agua, pero de no ser así, debería al menos estar lo más cerca posible de quien sufre directamente los perjuicios del deterioro del río y de quien puede influir más en su prevención.

7. FINANCIAMIENTO: Las metas implican inversiones y por ende financiamiento. Los organismos financieros de desarrollo tienen apertura hacia los esfuerzos para saneamiento, pero ésto no evita que, en última instancia, el financiamiento deba provenir de los usuarios, vía tarifas, multas o incentivos. Este sin embargo es un problema difícil de resolver cuando los usuarios se encuentran en una situación económica magra, como la que atraviesan nuestros países, sin esperanzas firmes de cambio.

Las tarifas tendrán que subir. Según la experiencia de otros países los costos del manejo de aguas residuales duplican el costo de producción de agua potable, pero un sector importante de la población ya tiene problemas con la actual tarifa de agua, de manera que pagar tres veces más, por agua potable y por saneamiento, no será fácil, menos aun si no se opta por metas progresivas de pago, en correspondencia a metas técnicas progresivas y normas progresivamente más exigentes, o normas dinámicas, como se las ha estado llamando.

Si consideramos a la ciudadanía como usuarios de un bien natural como es el río, o si recibimos de éste un servicio de transporte y depuración de desechos líquidos, entonces es fácil pensar que se debe pagar por este servicio, más aún si estos cobros servirán para conservar este servicio y para mejorarlo. De manera similar a lo que sucede con los peajes de las carreteras, debe aplicarse una tasa de manejo de la cuenca receptora para que sea posible conservar, restaurar y optimizar el recurso o servicio que recibimos.

Además de aplicar una tasa constante para el usuario común, deberán aplicarse tasas mayores a usuarios especiales como los industriales, emisores de contaminantes más difíciles de tratar, que afectan directamente el proceso natural de depuración. Los criterios para la determinación de tasas industriales, según el caso, deberán ser definidas en consenso con el sector industrial y los representantes de los afectados, actuando como moderador la autoridad ambiental.

8. PROCEDIMIENTOS DE CONTROL E INCENTIVOS ECONOMICOS: Para que el Programa de Recuperación de Cuerpos receptores dé resultados será necesario implementar instrumentos de control y auditorías periódicas. De poco sirven las normas sin un adecuado control de su cumplimiento, que es especialmente complejo por la variabilidad de las descargas en cuanto a su tipo, poder contaminante y duración. En consecuencia, no es posible establecer procedimientos de control aplicables a todos los casos.

Cuando las condiciones son relativamente estables en el tiempo, la toma rutinaria de muestras y el correspondiente análisis de los contaminantes cuya presencia se puede presumir probablemente sean suficientes, aunque la autoridad siempre debería reservarse el recurso de tomar muestras sin previo aviso. Si las descargas son de corta duración y alto poder contaminante, el análisis de lodos y organismos bioindicadores podría detectarlas mejor que los análisis de muestras de agua. A veces puede ser indispensable realizar auditorias ambientales del proceso productivo para determinar la magnitud de las descargas y su poder contaminante.

Entre los instrumentos de control está la implementación de una red de Monitoreo de parámetros que vigilen la calidad de los ríos y de las descargas, cotejándolos con las normas establecidas para una etapa dada. Otro instrumento de control será la legalización misma de las normas de calidad, donde se estipulen sanciones y medidas coercitivas para su cumplimiento. De igual manera es importante para el control un adecuado manejo de la información generada así como instancias de difusión y mecanismos de comunicación. Las auditorías ambientales deberán ser independientes de los interesados y de la Autoridad Ambiental, para evitar sesgos en la valoración de acciones y resultados.

A la postre, el control se requiere porque no está demostrada la corrección en el manejo ambiental de determinado agente económico, por lo que las recaudaciones por multas deberían cubrir al menos el costo del control. De otra manera, se estaría aceptando que todos paguemos para probar a alguien que no está cumpliendo con las normas. Si no las está cumpliendo, el costo del control lo debe pagar él mismo. De esta manera, nunca la autoridad puede justificar la falta de control argumentando falta de recursos.

Por otra parte siempre es recomendable usar políticas de incentivo, en lugar de políticas coercitivas, tal que sin producir conflictos tiendan a un buen manejo de los recursos a cambio de algún beneficio para el usuario. Sobre todo esto es importante en el sector industrial donde por ejemplo se pueden reducir al mínimo los desechos, usando mejores tecnologías y/o reciclando el residuo. Habría que acotar, sin embargo, que este incentivo sea considerado de interés por aquellos a quienes se lo dirige, porque de lo contrario no surte el efecto deseado. 

Ultimamente hay en otros países no pocos ejemplos de un mecanismo interesante: el autocontrol de las industrias. Por lo general se ha aplicado a grandes industrias multinacionales, que se ciñen a estándares internacionales bastante exigentes, y presentan reportes periódicos a la autoridad ambiental, que se reserva el derecho de hacer verificaciones, cuya frecuencia se establece según los antecedentes de cumplimiento y la calidad ambiental del propio proceso industrial. Probablemente una buena forma de comenzar un proceso de mejoramiento de descargas industriales es vincular activamente a determinadas firmas multinacionales, que tienen ya la tecnología e incluso pueden estar interesadas en el control ambiental, por consideraciones de imagen y porque así pueden ubicarse en mejores condiciones para desplazar a la competencia.

9. SOPORTE LEGAL PARA LAS NORMAS DE CALIDAD:  En nuestro país aún no están claras las normas de calidad de los ríos, de las descargas, de protección de cauces,  de los usos, etc; en gran parte se debe a la falta de estudios que permitan tener los criterios suficientes para definirlas. Creo que es fundamental iniciar este proceso de definición de un reglamento que norme estos aspectos, obviamente este reglamento deberá estar sustentado en información técnica y en las estrategias y políticas ambientales.  

Las normas deberán establecerse en consenso con los que las van a cumplir, no debe ser una imposición teórica sino mantener una posición receptiva. Para el caso de las normas que regulan las descargas industriales, podría plantearse normas máximas presentadas por la autoridad ambiental, defensora en este caso de los intereses de los afectados, y podría también plantearse normas mínimas presentadas por el sector industrial, donde se estipulen los compromiso mínimos y los argumentos que limitan un mejoramiento de descargas mayor. De esta manera con dos extremos se parte para un proceso de negociación y entendimiento, Luego de llegar a un acuerdo se documenta y registra las normas establecidas, para un determinado periodo, y para ser cumplidas en un determinado plazo.

10.SELECCIÓN DE ALTERNATIVAS: Será necesario encontrar varias alternativas de solución, así como sus beneficios y costos para realizar un análisis técnico, social y económico. En el proceso de selección de alternativas, como ya se comentó, es fundamental la participación de la comunidad y diferentes sectores productivos. Debido a la complejidad del problema, será necesario diseñar cuidadosamente el procedimiento de selección.

11.MANEJO DE INFORMACION Y MECANISMOS DE COMUNICACIÓN: Es fundamental que la información que se genere sea procesada y difundida, tal que sea considerada en las posteriores fases de planificación, que sirva oportunamente como indicador de los resultados obtenidos.

Por tratarse de un proceso donde intervienen varios interlocutores es muy importante establecer los canales de comunicación y coordinación. La difusión de los logros a la comunidad será un impulso para continuar luchando en pro del medio ambiente,  y la difusión de los errores permitirá a la comunidad reflexionar y no cometerlos nuevamente.

La formulación y ajuste de las metas ambientales, y su aceptación por parte de la comunidad, demandan de mecanismos específicos de comunicación e información. Por una parte, se requiere mecanismos que transfieran la información a quienes toman las decisiones. Por otra, el proceso de saneamiento suele ser largo y costoso, y requiere un respaldo prolongado de la comunidad, que en consecuencia necesita estar informada 

Sin embargo, la información no puede ser asimilada en la misma forma por los técnicos especialistas en saneamiento, los políticos y la comunidad. El contenido necesita expresarse en términos apropiados para cada grupo, subrayando lo que afecta a los intereses de cada grupo, de manera que todos puedan entender las implicaciones prácticas de las diferentes alternativas.

Como se ha anotado, en ciertos aspectos el proceso de saneamiento requiere y provoca un cierto cambio de cultura, que no se puede producir sin un intenso proceso de comunicación social. Por ejemplo, sin un mecanismo de comunicación eficiente es imposible que los intereses particulares acepten subordinarse a metas ambientales dictadas por el bien común, las que pueden demandar de ellos importantes erogaciones de dinero. Igualmente, es indispensable pensar en un nuevo mecanismo de comunicación, si se pretende lograr que la población en condiciones marginales se someta a las normas de saneamiento y las autoridades conozcan y tomen medidas para coadyuvar la solución de los problemas que la población considera prioritarios.

Visitas: 296